Los certificados oficiales de idiomas son una prueba del dominio de un lenguaje y, en muchas ocasiones, un requisito indispensable para estudiar en el extranjero, acceder a ciertas oposiciones, solicitar becas y visados… 

Pero la oferta de exámenes para obtener un título oficial de inglés es amplia y los niveles adquieren un nombre distinto según cada institución, aunque todos equivalen a los seis niveles fijados por el Marco Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER):

  • A0 (principiante): para ubicar a los niños en grupos y niveles. 
  • A1-A2 (básico): enfocado a aquellos estudiantes que pueden comunicarse en situaciones cotidianas con expresiones de uso común y vocabulario básico. 
  • A2-B1 (pre-intermedio) y B1 (intermedio): son los alumnos independientes del idioma y tienen la fluidez necesaria para comunicarse sin esfuerzo con hablantes nativos.
  • B2 (intermedio-alto): estudiantes que pueden interactuar con un grado de fluidez y espontaneidad que posibilita la interacción con los hablantes nativos sin esfuerzo por ninguna de las partes.  
  • C1-C2 (avanzado): se trata de los usuarios competentes del idioma que pueden desempeñar tareas complejas en un amplio rango de escenarios.

Estas son las instituciones más importantes y sus tipos de exámenes para lograr un certificado oficial de inglés.